Está inspirada en la historia real del fiscal Julio Strassera, su adjunto Luis Moreno Ocampo y un equipo de abogados jóvenes e inexpertos. Fruto de un deseo profundo de justicia, se atreven a acusar a la dictadura militar argentina (1976-1983). Esto les supone enfrentarse a numerosas amenazas y dificultades en un contexto donde la incipiente democracia es aún muy frágil. 

POR QUÉ VER ESTA PELÍCULA:

Es una película que nos da a conocer el compromiso del equipo jurídico que se atrevió a  acusar a la dictadura argentina y a buscar dar un juicio justo a las víctimas. Fue la primera vez que un tribunal civil condenó a una dictadura militar. 

La película ha recibido varios premios, entre ellos el Globo de Oro como mejor película extranjera . Destaca la gran actuación de su protagonista, Ricardo Darín y un guión sólido, que presenta una trama muy bien articulada

Argentina 1985 muestra la importancia de la construcción de la democracia. Su director logra transmitir la esperanza y la oportunidad de construir la paz basada en la memoria, no en el olvido. 

ESCENAS EN LAS QUE PROFUNDIZAR:

El alegato final en el juicio por parte del fiscal (Ricardo Darin), un monólogo que es una llamada a poner en el centro la dignidad humana: “Señores jueces, nunca más”

CON UNA MIRADA DE APÓSTOL

La importancia de escuchar a las víctimas, a aquellos que son silenciados 

La película pone en el centro la opción por darle a las víctimas el lugar que merecen. Necesitan ser escuchadas y reparadas en el daño sufrido. No basta con pasar página sin más. ¿En qué medida me dejo alcanzar por las situaciones de injusticia o sufrimiento que están a mi alrededor o forman parte de la realidad en la que vivo? ¿Como supero la tentación de la indiferencia?

El compromiso con la construcción de una mejor sociedad, cuidando la democracia. 

El detonante de una condena histórica a los responsables de un genocidio, es la convicción y el compromiso de un pequeño grupo.  Se embarcan en el proceso movidos por una búsqueda apasionada de memoria, verdad, justicia como camino de reconciliación. ¿Creo en el potencial transformador de acciones sencillas pero llenas de convicción y compromiso? ¿En qué medida soy instrumento de paz y reconciliación, sabiendo que es un proceso?

Promotores de todo lo que pone en el centro la dignidad de las personas. 

El Reino de Dios se construye con actos concretos que pone en el centro a las personas y su dignidad. Dios busca construir un mundo mejor contando con nosotros, con nuestra implicación y compromiso. No es posible amar a Dios sin amar las personas y descubrirlas como un absoluto. En mi día a día, ¿cómo puedo vivir esto: en qué situaciones, con qué personas…? ¿Cómo generar colaboradores y cadenas de compromiso en esta tarea?