El 4 de octubre de 2023, día de San Francisco de Asís, ha salido publicada una nueva Exhortación Apostólica, que lleva por título “Laudate Deum” (Alaben a Dios),  continuación de la Encíclica “Laudato Si”, que se publicó hace ocho años.

Han pasado ya ocho años desde que publiqué la Carta encíclica Laudato si’, cuando quise compartir con todos ustedes, hermanas y hermanos de nuestro sufrido planeta, mis más sentidas preocupaciones sobre el cuidado de la casa común. Pero con el paso del tiempo advierto que no tenemos reacciones suficientes mientras el mundo que nos acoge se va desmoronando y quizás acercándose a un punto de quiebre(LD  2)

Con este nuevo documento, que es muy breve, el Papa completa y matiza algunos aspectos ya iniciados en Laudato Si. Busca salir al paso de las corrientes negacionistas con respecto al cambio climático. Llega a decir: “Me veo obligado a hacer estas precisiones, que pueden parecer obvias, debido a ciertas opiniones despectivas y poco racionales que encuentro incluso dentro de la iglesia católica

A lo largo de sus seis capítulos, Francisco insiste en que la crisis climática no se puede relativizar ni simplificar, pues tiene consecuencias muy serias. “Estamos a tiempo de evitar daños más dramáticos”, dice. Se trata de un problema social y humano que necesita del compromiso de todos. Es tiempo de reaccionar de manera más contundente.El mundo canta un Amor infinito, ¿cómo no cuidarlo?” (LD 65). Francisco termina apelando a las otras confesiones religiosas a caminar juntos.

La nueva exhortación sale en un contexto muy determinado: el inicio del Sínodo de la Sinodalidad, un tiempo muy significativo para la Iglesia católica, una oportunidad para repensar juntos la comunión, la participación y la misión.