Todos sabemos que el amor tiene mil formas de expresarse, y que en ocasiones, el modo en que la otra persona lo hace no siempre se parece al nuestro. Sin embargo, esto no significa que nos quieran menos. Porque el amor tiene formas, maneras singulares e idiomas propios que hay que saber comprender para dar forma a esta emoción intensa, pero tan llena de fabulosos matices. El amor es universal, pero al igual que el propio lenguaje, puede llegar a expresarse de modos que no siempre sabíamos.

Este libro si bien está pensado para parejas, puede ser sugerente para cualquier persona. Todos tenemos la tarea de tratar de mejorar la calidad de nuestras relaciones interpersonales.

POR QUÉ LEERLO:

Nos ayuda a tomar el pulso en nuestras relaciones, a reconocer cuál es la forma principal de amar con la que nos sentimos más identificados

Da sugerencias sobre cómo mejorar la calidad de nuestras relaciones personales desde lo cotidiano

Pretende ser una ayuda para parejas y matrimonios en su forma de comunicarse. 

TRES FRASES EN LAS QUE PROFUNDIZAR:

El propósito del amor no es lograr algo que usted quiere, sino hacer algo por el bienestar de la persona que ama

La conversación de calidad no solo requiere comprensión para escuchar sino también autorrevelación

El amor no borra el pasado pero hace diferente el futuro

CON UNA MIRADA DE APÓSTOL:

Una búsqueda universal: ser felices y crear relaciones duraderas

Amar y ser amados toca nuestras raíces más hondas. Buscamos ser felices y que las relaciones que son para nosotros significativas sean de calidad y duraderas. En el camino encontramos dificultades: de comunicación, de entendimiento, necesidades o expectativas diferentes.. Cuando nos sentimos amados, seguros y valiosos podemos afrontar la vida de forma diferente. Jesús supo acercarse a aquellos que se experimentaban sedientos de amar y ser amados. Abrazó nuestra aspiración más honda de plenitud y felicidad. Te invito a que mires a tu alrededor y reconozcas las búsquedas de amor de las personas que te rodean. ¿De qué manera lo hacen? ¿Cómo expresan su amor algunas de las personas que te rodean?

Amar es dedicar tiempo de calidad

El libro habla de la importancia de dedicar tiempo de calidad como una forma de amar. Es la disposición a estar con el otro, a hacerlo sentir importante, a compartir desde la gratuidad, a crear espacios para la escucha, las conversaciones profundas… Ser apóstol pasa por saber estar también así con los demás, descentrado de mí mismo, creando espacios para la escucha y el encuentro. ¿Le dedicas tiempo de calidad a las personas que percibes que pone Dios especialmente en tu camino? ¿Qué ayudaría para dar un paso en esto?