Es la historia de 2 amigos de juventud, Henrik y Konrad, pertenecientes a dos clases sociales diferentes. Sus caminos se cruzan en la adolescencia, en su etapa de formación en la escuela militar, y allí forjan una amistad muy profunda. 

Henrik ha sido general del ejército austro-húngaro y ahora vive confinado en su mansión. Espera la vista de su amigo de juventud después de que hace 41 años se produjera un hecho que los distanciará definitivamente. Ha llegado el momento de reencontrarse y Henrik tiene todo preparado para este último encuentro

POR QUÉ LEERLO:

Una novela bien construida que trata temas tan universales como la amistad, el amor y la traición.

Por la prosa elegante del autor describiendo el mundo interior de sus personajes. Márai es experto en poner en ellos preguntas sin respuesta, reflexiones hondas y certeras. Lo presenta como una conversación pero se convierte en un monólogo donde el narrador nos va desgranando todos los detalles. Este es un rasgo distintivo de su forma de escribir

Escrita durante la 2a Guerra Mundial, nos da la oportunidad para acercarnos a uno de los escritores húngaros más importantes del siglo XX

ALGUNOS PÁRRAFOS SIGNIFICATIVOS:

La memoria lo pasa todo por su tapiz mágico. Resulta que después de diez o veinte años te das cuenta de que algunos acontecimientos por más importantes que hayan parecido, no te han cambiado absolutamente nada. Un día, sin embargo, te acuerdas de una cacería, del detalle de un libro o de esta sala

¿Qué valor tiene una amistad si sólo amamos en la otra persona sus virtudes, su fidelidad, su firmeza? ¿Qué valor tiene cualquier amor que busca una recompensa? ¿No sería obligatorio aceptar al amigo desleal de la misma manera que aceptamos al abnegado y fiel? ¿No sería justamente la abnegación la verdadera esencia de cada relación humana, una abnegación que no pretende nada, que no espera nada del otro?

No he conocido a nadie que fuera capaz de alegrarse como ella de las cosas sencillas de la vida: personas y animales, estrellas y libros, todo le interesaba, y su interés no se basaba en la altivez, en la pretensión de convertirse en experta, sino que se aproximaba a todo lo que la vida le daba con la alegría incondicional de una criatura que ha nacido al mundo para disfrutarlo todo

Las preguntas son éstas: ¿Quién eres? ¿Qué has querido de verdad? ¿Qué has sabido de verdad? ¿A qué has sido fiel o infiel? ¿Con qué y con quién te has comportado con valentía o con cobardía? Estas son las preguntas. Uno responde como puede, diciendo la verdad o mintiendo: eso no importa. Lo que sí importa es que uno al final responde con su vida entera

CON UNA MIRADA DE APÓSTOL:

La importancia de la amistad

Márai presenta una amistad entrañable entre Henrik y Konrad y nos va haciendo partícipes de cómo se forja. Son muy distintos pero, cuando sus caminos se cruzan, conectan de una forma única y muy profunda. Cada uno encuentra en el otro un amigo incondicional con el que llorar, soñar, apoyarse y compartir

El aprendiz de apóstol es alguien que vive la amistad en el Señor, que valora y cuida a sus amigos. Valora lo que ha supuesto para ti tener amistades profundas, personas que el Señor te ha puesto en el camino para compartir de fondo búsquedas y anhelos.

Reconciliarse con el pasado

Henrik cita a Konrad después de muchos años para saldar cuentas pendientes, para hablar de un acontecimiento que determinó el futuro de su relación. En la novela lo dejan para el final, transcurridos 41 años. Uno se pregunta qué hubiera pasado si ese último encuentro se hubiera dado antes. ¿Habrían podido recuperar parte del tiempo perdido?

En tus ámbitos de vida trata de reconocer conversaciones pendientes, encuentros postergados.. ¿Que podría ser diferente si dieras el paso, tomaras la iniciativa, dejaras un espacio para que Dios pueda emerger?